Lago Titicaca

LAGO TITIKAKA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cuenta la leyenda que una doncella llegada de Cuzco cargaba un jarrón lleno de agua, cuando tropezó y el jarrón se quebró y no paró de brotar agua, creando así el Lago Titicaca.
A 3,820 msnm de altitud, sus aguas interminables están tan cerca del cielo que el azul infinito parece casi irreal.  Con aproximadamente 8,500km2, esta enorme masa de agua, cuya dimensión se pierde en la línea del horizonte, se divide entre Perú y Bolivia, casi en partes iguales y es el mas grande lago navegable más alto del mundo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los Uros

Del lado Peruano, saliendo del puerto de Puno es posible visitar las fantásticas islas flotantes de los Uros.  Este lugar, único en el mundo, preserva una tradición de siglos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

Para que pudieran escapar, primero del alcance de los Incas y, posteriormente, de los Españoles, los Uros inventaron su propio territorio sobre las condiciones más inhóspitas   Usando totora (especie de tallos verdes lisos, cilíndricos y flexibles que nacen en las aguas menos profundas del lago), fueron sobreponiendo camadas de estas “pajas” sobre pedazos de tierra flotantes y, ahí construyeron sus casas, donde viven ya hace varios siglos.  Cabe mencionar que estas islas se van deteriorando y, por eso, implica que prácticamente la isla sea renovada 3 veces al año.

Isla del Sol

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Del lado Boliviano, el atractivo es un poco diferente.  La entrada al país se hace por Copacabana, una pequeña bahía en el lago donde se puede encontrar viajantes de todo el mundo caminando por ahí, visitando las islas o simplemente haciendo escala para ir para la Paz o a Perú.
Nosotros pasamos ahí casi una semana, disfrutando de un descanso bien merecido y aprovechando la gentileza del Hotel Onkel Inn que nos dejó ahí pernoctar   Gracias Carlos por todos tus consejos y sobre todo por tu enorme simpatía y amabilidad.  Y, de ahí partimos hasta la Isla del Sol.
La Isla Sagrada de los Incas, que ellos mismos concibieron como el lugar de la creación del Sol, es un lugar especial.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

Llegar a la Isla es casi un viaje en el tiempo.  No hay una sola carretera y mucho menos vehículos motorizados.  Claro que, tal como nosotros, había bastantes más viajantes en el tiempo (alias los turistas) recorriendo la isla como si de un museo a cielo abierto se tratara. La vida de los nativos permanece casi inalterada; siguen con sus vidas diarias, dígase bastante duras, pasando por los turistas cargando enormes bultos o guiando a sus burros, ovejas o alpacas, muchas veces con muecas de gran esfuerzo, pero que inevitablemente correspondían con una sonrisa o un “buenos días” cuando se les saludaba.
En la isla conocimos al Sr. Benito que compartió con nosotros las historias de SU isla, las más recientes y las que sus abuelos le habían enseñado.
Nos quedamos sabiendo que las actividades agrícolas son comunitarias.  Comparten los campos donde cada año van cultivando cosas diferentes: papa, quinua, habas, entre otras y que, al fin de 7 años dejan el campo descansar otros 7 años y cambian de lugar.  Una linda tradición, donde solo la comunidad y la unión permitieron durante siglos hacer frente a las dificultades climáticas y geográficas de sobrevivir en una isla alejada del mundo a 4,000m de altitud.
El Sr. Benito nos habló entonces sobre las historias que su abuelo le había contado sobre sus antepasados Incas; nos mostró los significados de las ruinas de la isla, nos habló sobre la roca sagrada, nos describió como la mesa de sacrificios sirvió para sacrificar vírgenes llegadas desde Cuzco y también el laberinto de Challapampa.  Y, claro, insistió muchísimo sobre la Isla Sumergida (unas ruinas que realmente existen a pocos kilómetros de la Isla del Sol, debajo del agua) y que las personas de la isla siempre consideraron un lugar prohibido y de mucho mal augurio hasta que un grupo de arqueólogos japoneses se sumergieron en esas aguas y trajeron para tierra varios tesoros hundidos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

Después de una conversación tan interesante seguimos nuestro camino y la exploración de la isla.  Descendiendo por una pendiente después de haber pasado el laberinto en ruinas, vislumbramos una playa desierta de arena tan blanca que parecía mentira.  A pesar del aire frío y el agua helada, sentir en los pies descalzos el calor de la arena calentada por el sol, fue el único incentivo necesario para una sumergida mágica y purificadora en estas aguas místicas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

3 thoughts on “Lago Titicaca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s