Cali, Pasto y la despedida de Colombia al ritmo del Carnaval de Negros y Blancos

Después de unos días muy bien pasados en la zona cafetera, fuimos hasta la Capital de Salsa Colombiana: Cali, para un Año Nuevo un poco diferente de lo habitual y en un ambiente muy “couchsurfer”.

IMG_0250IMG_0249

Recibidos a última hora por nuestro amigo Egor y toda su familia, pasamos el Año Nuevo comiendo unas pataniscas portuguesas, acompañadas de tacos mexicanos, regados con cerveza colombiana y ponche francés… completados por clases de baile dadas por toda la familia 🙂

No permanecimos mucho tiempo en Cali, entonces no tuvimos la oportunidad de ver mucho más que uno de sus barrios más típidos; Santo Antonio, pero valió la pena sobre todo por la manera como fuimos una vez más recibidos en el seno de otra familia colombiana adorable.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

No nos quedamos más tiempo en Cali, pues nos fijamos como meta llegar a Pasto a tiempo de su famoso Carnaval de Negros y Blancos.

Este Carnaval, reconocido en 2009 por la UNESCO como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, es una conjugación de varias celebraciones y, por esa misma razón, se extiende por varios días.   Verdaderamente parece comenzar en el día 28 de Diciembre y dura hasta el día 6 de Enero, momento en que se da el Desfile Magno.   Pero más que el desfile principal, lo más divertido de estas fiestas es la interacción entre las personas, siendo el resultado final millares de personas pintadas de todos los colores y llenas de harina y espuma.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

Llega el momento en que hay tanta harina y talco en el aire que no sabemos si estamos en medio de la panadería más desorganizada del mundo o en Bagdad después de un ataque aéreo.

Durante todo el día y toda la noche nadie está a salvo.  Sea en Pasto o en cualquiera de las aldeas en sus alrededores, tan pronto se ponga el pie en la calle, todos saben que todo puedo pasar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

La propia policía es “atacada” con espuma y empolvada con talco.  Pero la respuesta de la autoridad aparece rápidamente y es bastante común ver cualquier agente contraatacar con una carioca (spray de espuma muy usado por estos lugares) o inclusive ver dos militares en una motorizada, llevando al hombro una ametralladora y en la otra mano una de estas cariocas.

En el día 5, Día de Negros, por entre toda la harina y espuma, el reto es agarrar el transeúnte desprevenido y pintarle la cara de negro, entre otros colores.  Los más desafortunados son pintados en todo el cuerpo, muchas veces agarrados para después descubrirles las piernas y subirles las playeras para entonces poder dejar las partes más inaccesibles también pintadas.

Como referimos anteriormente, son muchas las “disculpas” que dan razón a este Carnaval.

Una de ellas es celebrar y homenajear los pobladores de la región y de ahí el llamado desfile de la Familia Castañeda… un día más tranquilo que da pie a los 2 últimos días donde nadie escapa ileso de esta profunda alegoría a la fiesta y a la diversión.

Los día de Negros y Blancos son un tributo a la fraternidad entre los pueblos y un himno a la justicia y a la igualdad.

En determinado tiempo, la población negra del sur de Colombia salió a la calle para celebrar una revuelta de esclavos en Antioquia.  Les fue entonces concedido por la corte el día 5 de Enero como día libre.  A esa celebración se junto el resto de la población que en un desvarío sano de locura se pintaron, de negro los blancos, y de blanco los negros.

Todos eran diferentes, pero no por causa de su color, y todos eran iguales a pesar de que el color de su piel no lo era, y en ese día todos eran libres.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

La verdad es que el Carnaval es más que nada, hoy en día, una diversión, pero tener la oportunidad de entrar en esta fiesta y al mismo tiempo poder celebrar una efeméride tan linda es algo inolvidable.

A 3km de la frontera con Ecuador, nos despedimos de Colombia visitando la Catedral de las Lajas, una iglesia metida en el medio de un vale, que parece haber sido retirada de un cuento de hadas o de un escenario del Señor de los Anillos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Gracias por tus días de sol y de lluvia, por tu gente tan querida y hermosa, por habernos hecho sentir como en casa… hasta pronto COLOMBIA!!!!…siempre te recordaremos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s