Isla de Ometepe, Nicaragua

Llegamos a la Isla de Ometepe, nuestro último destino en Nicaragua. El tiempo voló deprisa y mañana terminan los ya 30 días que nos concedieron para estar en el país, por eso seguimos para Costa Rica donde nuevas aventuras nos esperan.

Nicaragua fue inolvidable. Aquí disfrutamos de días verdaderamente increíbles.

Conocimos gente extraordinaria, tanto Nicaraguenses, como viajantes de todo el mundo, desde Israelitas a Italianos, Estadounidenses y Eslovenos, Canadienses o Españoles… de todo un poco. Volcanes, Lagos y Lagunas, Islas en el mar y en medio de lagos, playas paradisíacas de arena blanca o de arena volcánica tan negra como la noche, desde el Caribe al Pacífico, en avión, taxi, en la combi, en tuktuk, en “Chicken Bus” o “pollero”, de todo nos valimos para viajar en este país.

En Managua nos quedamos a dormir en el Hotel Best Western del Aeropuerto, pero, en el estacionamiento 🙂 Esto, porque tuvimos necesidad de pasar por la aduana las refacciones que nos enviaron de México para Amália Frida y gracias a los errores, uno tras otro, cometidos por FEDEX, nos vimos obligados a pasar una noche en Managua y como los servicios de Aduana estaban justo al lado del Aeropuerto, ahí conseguimos un estacionamiento seguro en ese hotel.

El día siguiente también fue bastante largo en la Aduana… 7 horas y por eso ya no conseguimos llegar a Ometepe ese día, pues por estos lados oscurece a las 5 y media de la tarde. Pero eso no fue problema.

Cerca de Jinotepe, vimos una pequeña finca muy simpática donde después descubrimos que al fondo tenía un restaurante bastante agradable “El Recreo”, ahí vimos en la entrada un señor en una hamaca en espera de la puesta de sol, y le preguntamos si nos podríamos estacionar en su terreno y si de favor nos permitía acceso a un baño, de preferencia con regadera. La respuesta: “Claro que si! Pasen!”… Bueno, pues mejor tratados no podíamos haber sido… baño a disposición y como extra, una alberca donde nadamos a la luz de la luna durante quien sabe cuanto tiempo, porque la temperatura estaba super agradable.

Al día siguiente tuvimos que partir de este pequeño paraíso en tierras altas de Nicaragua para alcanzar a aprovechar por lo menos los últimos 2 días que nos restaban en Nicaragua, en la Isla de Ometepe. Y, si ya era difícil despedirnos de este país, mas difícil fue partir de este paraíso en la Tierra.

Ometepe (o lugar de las dos montañas) es la isla mas grande del mundo situada en un lago, y como su nombre náhuatl indica, se compone de dos volcanes que se conectan por un istmo Situada en el Lago Nicaragua, a quien los nativos llamaban de Cocibolco (mar de agua dulce), esta isla, formada por sus 2 volcanes Madera y Concepción, de 1300m y 1600m, aproximadamente, es de una tranquilidad fascinante.

Aquí, muy amablemente nuestra amiga Kalia nos dejó estacionar junto a su restaurante vegetariano “Natural” en la famosa playa de Santo Domingo. Esta playa enorme de arena volcánica, donde se puede apreciar la inmensidad de Cocibolco, tan grande, que por veces nos olvidamos que no estamos en un lago, pero si mirando un Océano cualquier.

Aprovechando el hecho que teníamos con nosotros nuestras mini bicicletas, fuimos conociendo la isla, lo que es, solo por si, ya un excelente paseo. Además de eso, pasamos una linda tarde en el “Ojo de Agua” que es una especie de piscina natural, en medio de la isla, con un agua tan fresca que nos dejó super relajados.

Si, a pesar de que hace ya unos meses que no vemos una llave de agua caliente; pues todo este tiempo tomamos siempre baño con agua semi-fría, aunque nos gustaría incluso que el agua que sale de la regadera fuera por lo menos un poquito mas fría para poder realmente refrescarnos; aquí en el lago nadamos con agua tan caliente, que para refrescarnos teníamos que salir del agua.

En nuestro ultimo día en la isla, decidimos hacer una caminata ligera y subimos una pequeña ladera del “Madera” que nos dio a conocer, primero algunos petroglifos con algunos miles de años, grabados en roca por los primeros nativos de la isla y, después, nos llevó hasta un mirador fantástico que sirve para los verdaderos aventureros que quieran subir hasta el pico, pero que también permite una vista fantástica de toda la isla y sobre todo de la verdadera imponencia del “Concepción” que con su cono perfecto parece que de repente nos incluimos en una postal.

Adiós Nicaragua. Fue Diacachimba!!!!!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s